Paralelamente al inicio de la crisis, las Encuestas de Hogares sufren modificaciones metodológicas que permitieron mejorar las estimaciones de pobreza, pero planteaban problemas de comparación. A ese respecto, se realizaron investigaciones en el IICE con metodologías orientadas a superar esas limitaciones, como el artículo de Sauma y Trejos, que se incluye en el Capítulo 3, el cual utiliza los conceptos de renta primaria y renta total y recurre al método de imputación de ingresos por información faltante. También se ensayaron enfoques que intentan superar la influencia de los juicios de valor implícitos en la comparación de niveles de pobreza en períodos distintos (Capítulo 4).