La historia económica rural que se analiza aquí engloba las historias del conjunto de individuos, familias y empresas que forman el entorno rural, por lo que solo ocasionalmente llega a identificar a los actores individuales. Lo ideal sería poder vincular para diferentes períodos de análisis los procesos económicos generales con las actividades de individuos y empresas, buscando ilustrar cómo se desempeñaron y cómo fueron influenciados por estos procesos con la finalidad de identificar como los actores individuales importantes actuaron en coyunturas (o hitos), que marcaron cambios significativos en la economía rural. Sin embargo, la ya mencionada escasez de actual investigaciones sobre empresarios y empresas, es una limitante para cumplir con el objetivo de darle un enfoque de mayor protagonismo individual a la historia económica.


Afortunadamente en el caso de Costa Rica se cuentan con valiosos elementos adicionales que pueden ser utilizados para describir la historia rural. Uno de estos es el caso de los datos estadísticos referidos a actividades económicas rurales. La información estadística generada desde finales del siglo XIX principalmente por instituciones estatales, muestra un fuerte sesgo hacia datos que permitieran medir el comercio y la actividad productiva, en parte para generar conocimiento sobre el estado de las distintas actividades, pero también para ser utilizados en el cobro de impuestos. Por la desconfianza entre la población rural acerca del uso que se daba a la información y por problemas de orden técnico al recopilarlos, la estadística publicada sobre dichos datos no siempre es confiable. Sin embargo, aunque los datos individuales por cultivos o áreas administrativas reportados no siempre son precisos, los datos agregados (se presentan en cifras redondeadas) sí pueden servir para identificar tendencias y cambios importantes en el uso de
factores económicos.